¿Qué información influye en la construcción de la identidad?

¿Qué información influye en la construcción de la identidad?

Aprendizaje esperado: construye una postura crítica ante la difusión de información que promueven las redes sociales y medios de comunicación, y que influyen en la construcción de identidades.

Énfasis: identificar la información que promueven las redes sociales y los medios de comunicación que influyen en la construcción de las identidades.

¿Qué vamos a aprender?

Identificarás aspectos que te permitirán reflexionar en las conductas y acciones de la vida cotidiana. Asimismo, profundizarás sobre el papel que tiene la información en ese proceso continuo de construcción de lo que define a cada una y uno: la identidad.

¿Qué hacemos?

Reflexiona en lo siguiente:

Cuando alguien te pregunta: “¿quién eres?”, ¿qué es lo que respondes?

Seguramente lo primero que contestas es tu nombre. En apariencia, responder “quién soy” pareciera una cuestión sencilla, pero, si te piden un poco más de información, tendrás que mencionar algunos datos que hablen sobre ti, como la edad, estatura, peso, nacionalidad, sexo, color de piel, etcétera.

Toda esta información que te describe y define, forma parte de tu identidad. Es decir, eres un cuerpo y una mente, pero también el conjunto de datos e información que hay sobre ti.

En la construcción de tu identidad, influyen principalmente las personas que te rodean o con quienes interactúas. Por lo tanto, las personas somos mucho más que un nombre o ciertos rasgos de la individualidad. La identidad implica todo lo que hace única a cada persona, como su historia, experiencias, acciones, pensamientos, gustos, etc.

Pero, en la construcción de la identidad, ¿hay determinada información que difunden las redes sociales y los medios de comunicación que influya de manera específica?

Todo esto lo descubrirás durante esta sesión.

A continuación, observa el siguiente video que trata sobre el concepto de identidad y cómo se va construyendo a través del tiempo.

  1. Identidad, cultura y diferencia.
    https://www.youtube.com/watch?v=Xb1ZcNUgNxI
    De lo que se explicó en el video, reflexiona en la siguiente cuestión:
    Cuando se trata de tu cuerpo, así como de su cuidado, seleccionas qué comes, o bien, si te enfermas sigues las recomendaciones que te hayan dado durante la consulta médica, pues seguramente no te gustaría envenenarte o causarte dolor, o incluso, una enfermedad.
    “Somos lo que comemos”, dice una frase, y con justa razón, porque por medio de la digestión ingerimos los nutrientes necesarios que requiere el organismo, los cuales se van a la sangre; esos nutrientes llegan a las células y, aunque se deshecha lo que no sirve, si llegas a comer algo malo, un poco de eso se va quedando también en tu cuerpo.
    En resumen, sabes que debes seleccionar muy bien lo que comes, pues eso garantiza que tu cuerpo reciba los nutrientes necesarios para su funcionamiento, defina tu complexión y te permita vivir sanamente.
    Lo anterior, te permitirá comprender que puede pasar lo mismo con lo que alimenta a la mente, los pensamientos y las opiniones. Y este “alimento mental”, por decirlo de esta manera, es la información que recibes a través de tus cinco sentidos: imágenes, sonidos, texturas, sabores, olores; pero también te “alimentas” de palabras, conceptos e ideas.
    Al procesar esos datos en tu mente, los vas seleccionando constantemente y, los que no deseches, los emplearás como parte de la información que se quedará en ti.
    Pero ¿de dónde proviene esa información?, ¿en qué forma te llega?
    Viene de distintos lugares: de la naturaleza, del contacto con otras personas, de los medios de comunicación, de las redes sociales y otros elementos.
    A esto se le llama bagaje cultural, es decir, un “equipaje de ideas” que llevas contigo siempre y que te permite relacionarte con el mundo.
    ¿Cómo es tu bagaje cultural? Observa el siguiente video.
  2. La identidad colectiva.
    https://www.youtube.com/watch?v=5as4yoZZRTs
    Además de la identidad personal, tienes una identidad colectiva, que es la que compartes con otras personas con las que te identificas por tener gustos, aficiones, pensamientos o creencias en común.
    Aunque no estés plenamente consciente de dónde van saliendo tus ideas, lo cierto es que recibes información del mundo que te rodea. Como seres sociales, no tendría sentido creer que todo lo que piensas y haces es completamente original.
    Por el contrario, las sociedades humanas implican una serie de interacciones constantes entre sus miembros, mismas que van formando el espíritu de la comunidad y que son los pensamientos que comparten, la identidad colectiva.
    Es así como nacen las costumbres familiares, las normas sociales y, en general, la cultura que todas y todos tenemos, sin excepción.
    Tu identidad, no sólo depende de la influencia de las personas y los grupos con los que interactúas, sino de aquellas con las que ni siquiera estableces un contacto directo, además de componentes sociales como los medios de comunicación y las redes sociales.
    Te has preguntado ¿qué información es la que te llega y cómo va influyendo en tu vida?, ¿Para qué te sirve?
    A continuación, realiza la siguiente actividad.
    Reflexiona respecto al tipo de información que se difunde mediante las redes sociales y los medios de comunicación y que influye en tus gustos, preferencias, expectativas, metas o aspiraciones que tienes en la vida, tomando en cuenta lo que constantemente observas, escuchas y dialogas.
    Para complementar tus respuestas e ideas, escucha con atención el testimonio de Giovanna, una estudiante de secundaria, respecto a la información que recibe y sus principales influencias.
  3. Video. Giovanna.

https://youtu.be/Vjiw71Ir5xc

¿Al igual que Giovanna, consideras que recibes influencia de tu familia, amigas, amigos, escuela y los medios de comunicación?

La cantidad de información que se recibe es mucha y muy variada en estos tiempos. Cada vez el flujo de información crece y se vuelve más accesible y veloz; es por eso por lo que se hace imprescindible el correcto manejo de ella, para no perdernos en un mar de datos, sensaciones, ideas y opiniones.

Esta cuestión no es del todo nueva…

El filósofo griego Platón decía que conocer el mundo de la verdad era como salir de una caverna, pero que, al salir, uno no veía inmediatamente las cosas claras, sino que quienes salían primero quedaban nublados con tanta información y conocimiento al mismo tiempo, pues, después de haber estado acostumbrados a la oscuridad de la ignorancia, no se puede comprender el mundo rápidamente. Como cuando te despiertas y abres los ojos y sólo ves mucha luz, pero no las cosas.

Es algo muy parecido lo que pasa con toda la información que hay a tu alrededor, por ejemplo, en Internet, las redes sociales y los medios de comunicación masiva como la televisión y la radio, que prácticamente, sin descansar, emiten toda clase de ideas, discursos, noticias, comentarios, música, videos, imágenes, etcétera; lo que conlleva a una especie de ceguera por deslumbramiento o saturación.

Es tanta la información que, al salir de “la caverna” de la ignorancia es perfectamente normal que se sienta desconcierto o saturación de imágenes, sonidos, ideas y sensaciones, y que ello genere sentimientos encontrados e inseguridad, al no saber cómo procesar la enorme cantidad de información que se ha recibido, ni discernir qué es lo verdadero y qué es lo falso.

Pero, el filósofo Sócrates, quien fue el maestro de Platón, tenía una fórmula para seleccionar la información necesaria, y así poder desechar el resto.

Presta atención a la siguiente historia:

Se dice que uno de los discípulos de Sócrates llegó para decirle que se había encontrado con uno de los amigos del filósofo y que le había dicho algo sobre él.

Sócrates le dijo que, antes de escucharlo, su mensaje debía superar necesariamente tres filtros, y que, si no pasaba por esos filtros, entonces el mensaje que tenía que decirle no era digno de ser escuchado.

Entonces, Sócrates le preguntó:

  • ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es verdad?
    El discípulo dijo que no.
    Entonces, no sabes si es cierto o no, concluyó el filósofo.
    Luego le hizo una segunda pregunta:
  • ¿Lo que vas a decirme es bueno o no?
    El discípulo contestó que no se trataba de algo bueno, pues lo que iba a contarle ofendía el honor de su maestro.
    Entonces dijo Sócrates: “Vas a decirme algo malo y además no estás totalmente seguro de que sea cierto”.
    Finalmente, le preguntó: “¿Me va a servir de algo lo que tienes que decirme?”.
    El discípulo lo pensó y respondió que en realidad no resultaría útil para Sócrates saberlo.
    Al escuchar las tres respuestas, Sócrates se negó a que le contara lo que quería y le dijo:
  • “Si lo que deseas decirme no es cierto, ni es bueno, ni es útil, ¿por qué y para qué debería saberlo?”

LTG de Telesecundaria. Formación Cívica y Ética.

Segundo grado. Vol. I. Pág. 28

Como puedes darte cuenta, esta es una forma sencilla, sabia y efectiva de seleccionar información que puede ser provechosa para tu vida.

Se puede concluir que no toda la información es verdadera, buena o útil, por lo que ya puedes formarte un criterio de selección y distinción de valor, lo que es indispensable para construir tu identidad con buenas influencias.

Ahora, reflexiona en lo siguiente:

¿Qué puedes hacer para tomar el control de la construcción de tu identidad?

¿Cómo influyen los medios de comunicación en tus gustos y formas de ser y de pensar?

Afortunadamente, las regiones que conforman nuestro cerebro son perfectamente capaces de manejar, constantemente, una gran cantidad de información para entenderla, seleccionarla y procesarla y luego sacarle provecho, por ejemplo, tomando decisiones.

Para eso, tenemos que entrenarnos en lo que se llama pensamiento crítico, la consciencia del mundo y la autoconciencia que permiten saber quiénes somos y qué es lo que realmente queremos ser en el futuro.

Internet es uno de los medios que permite entrar en contacto con una gran cantidad de información que, muchas veces, no se puede clasificar y entender fácilmente, situación que puede volverse compleja y agobiante.

La informática ha llamado a esta enorme cantidad de información “Big Data”, en español, “Datos masivos” o “Macrodatos”, que es toda la información disponible que, por ser tanta, se hace difícil de manejar, incluso por las computadoras más potentes.

Pero no se trata de que simplemente renuncies a utilizar tanta información, pues es parte de estos tiempos estar totalmente enterados de lo que pasa en el mundo. De hecho, la información es poder.

Lo importante es que establezcas criterios para aprender a manejar y seleccionar estos datos, sin perder las características esenciales y hacer que te sirvan para conformar tu identidad de una forma más adecuada.

El valor y utilidad de los Datos Masivos tiene cuatro características principales

  1. Veracidad:
  • Calidad de la información.
  • Confiabilidad de la fuente.
  • Método o fuente de obtención.
  1. Volumen:
  • Cantidad de la información.
  1. Variedad:
  • Tipos de información (imágenes, sonidos, textos, ideas).
  • Si son fragmentos o está completa.
  1. Velocidad:
  • Última actualización.
  • Información en tiempo real.

Actualmente, todas las empresas guardan los datos que las personas les proporcionan cuando navegan por Internet. Así, pueden conocer y saber qué contenido producir o qué productos vender con base en la identidad, gustos, preferencias o la pertenencia a grupos de identidad.

Es decir, saben que la información que todos generan es lo que los hace ser quienes son, por eso es muy importante que te conozcas bien y sepas cómo manejar estos datos a tu favor, en tu vida personal.

En nuestro país, desafortunadamente, todavía estamos lejos de que todos tengamos acceso a información realmente útil, sin embargo, es importante que conozcas en qué consiste y cómo puedes superar los retos.

Algo de lo más esencial para poder manejar toda esta información es siempre buscar fuentes confiables, esto es, tener en cuenta quién o quiénes están generando el contenido que se está recibiendo.

Detrás de la información que se recibe puede haber personas particulares, organizaciones sociales, gobiernos, instituciones internacionales y otros actores con fines que no aportan en forma constructiva.

Entonces, ¿cómo puedes saber qué fuentes son confiables?

A continuación, observa el siguiente video y presta atención a las sugerencias que se mencionan.

  1. Búsqueda de fuentes confiables.
    https://www.youtube.com/watch?v=EpzxCpXfM-4
    Es necesario reconocer la confiabilidad de las fuentes de información mediante el pensamiento crítico, que implica analizar, comparar y seleccionar aquella que es útil para poder tomar decisiones bien sustentadas en nuestras vidas, pues la pertinencia de nuestros actos también forma nuestra identidad.
    Seguramente quieres estar siempre enterada y enterado de las últimas noticias, de lo que está pasando en otros países, en otras entidades de la República Mexicana y en tu localidad. La conexión con el mundo implica, también, ser parte de identidades colectivas y mantener ese lazo de unión entre los miembros.
    Pero ¿por qué emplear filtros o el pensamiento crítico con la información que difunden las redes sociales y los medios de comunicación?
    La razón principal es que, para la construcción de la identidad, todas y todos recibimos influencia de las personas, los grupos y, en general, de lo que percibimos de nuestro entorno.
    Las redes sociales y los medios de comunicación difunden una gran cantidad de información, la cual también influye significativamente.
    Para ampliar la explicación, escucha la opinión de una especialista.
  2. Mirarse en los medios.

https://youtu.be/AH1zjdA_v0o

Los distintos medios de comunicación, y también las redes sociales, dan pautas, es decir, información que indica qué comportamientos adoptar, qué productos consumir, cómo vestir, cómo recrearse, los gustos que se deben tener, las opiniones con las que hay que coincidir, incluso cómo tomar decisiones y cómo reaccionar en los distintos ámbitos de interacción.

Por tal razón, es imprescindible que identifiques el tipo de información que estás recibiendo, emplees los filtros y determines las diversas acciones que pueden ayudarte a discernir y seleccionar aquella que aporte en forma positiva a la construcción de tu identidad.

Tomarse el tiempo para elegir bien qué información compartes en las redes sociales, te hará una persona confiable y tus opiniones serán tomadas en cuenta con mayor atención.

En esta sesión, se describió cómo es el proceso de construcción de identidad individual y colectiva, pero enfatizando en la influencia de la información que recibes, particularmente los medios de comunicación y las redes sociales. Para ello, se describió qué información se difunde de manera masiva y se dieron algunos ejemplos de aquella que influye en la construcción de tu identidad.

También se mencionaron algunos criterios y acciones que puedes utilizar para seleccionar la información por su veracidad, beneficio y utilidad.

Consulta tu libro de texto de Formación Cívica y Ética para saber más acerca de las redes sociales y la información en la construcción de tu identidad.

El reto de hoy:

Dialoga con tus familiares, amigas y amigos acerca de las diversas formas en que pueden ayudar a combatir lo que se ha vuelto en estos tiempos una verdadera “infodemia”. Es decir, una especie de epidemia de información falsa que puede dañarnos a todas y todos.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Para saber más:

Lecturas

https://www.conaliteg.sep.gob.mx/

Descarga la ficha dando clic aquí

Group 6 CopyCreated with Sketch.

More Information?

Fill out your details and we will get back to you as soon as possible.